martes, 7 de mayo de 2013

Acupuntura estética

Este fin de semana he estado estudiando aplicaciones estéticas de la acupuntura, en un seminario especialista impartido ejemplarmente por Fernando Huerga Cuenca, doctor en acupuntura y naturópata experto. El curso aporta soluciones para el envejecimiento natural y también ante patologías, dermatológicas o de otro tipo, que tengan una fuerte repercusión estética.

Entre las aplicaciones puramente estéticas las grandes estrellas han sido el lifting facial y el tratamiento de los senos. La acupuntura facial pone remedio a la flacidez del rostro, falta de definición del contorno y, naturalmente, las arrugas y las líneas de expresión. La técnica es prácticamente indolora, no tiene efectos secundarios y el resultado es duradero. El funcionamiento de la técnica se basa en la microfibrotización del tejido subcutáneo bajo la arruga, que se "rellena" desde dentro con tejido natural de la propia persona.

En los senos hay varias posibilidades. Aumento, reducción (dentro de lo razonable para una técnica natural no invasiva, nadie va a ganar o perder diez tallas), corrección de pechos asimétricos o caídos y tratamiento de estrías y cicatrices. En los hombres se practica igualmente, con resultado de una tonificación y definición de los músculos pectorales que interesará a los culturistas.

La flacidez, las estrías y las cicatrices se pueden corregir en todo el cuerpo, reafirmando muslos, brazos y glúteos. Otros pesos pesados son la celulitis, la obesidad y la caída del cabello, sin olvidarnos de las ojeras, los párpados hinchados y las bolsas de ojos.

También hemos estudiado alteraciones más profundas, como acné, rosácea, cloasma o mala salud del cabello y la piel. Muy interesante asimismo el apartado de cuidados estéticos en la menopausia.

Y para muestra un botón. Yo no tengo todavía arrugas ni líneas de expresión pero, para poder practicar todos, simulamos que mis marcas normales en la frente al alzar las cejas son duraderas. Por curiosidad, todos los tratamientos los hicimos sólo en una mitad del cuerpo, para poder apreciar las diferencias. Hoy he observado que, al alzar las cejas, el surco de la frente tratado con las agujas literalmente ha desaparecido en el lado manipulado:

En la continuidad de una misma línea de expresión, en la mitad derecha se ha hecho tratamiento acupuntural.