domingo, 13 de octubre de 2013

¿Estás sano?

¿Qué es estar sano? Según la OMS, la salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades. Esta definición se estableció en 1948 y no se ha modificado desde entonces.

Desde el mundo holístico se ha hablado mucho de la salud y, además de lo que dice la OMS, se opina que hay que cumplir los siguientes requisitos para poder considerarnos sanos:

→ No estar nunca cansado. Sin motivo, se entiende. Una persona sana siempre se siente fuerte, se recupera del esfuerzo con un descanso normal y no le abruman los desafíos físicos ni mentales.

→ Tener buen apetito. Un organismo sano consume y demanda energía a buena velocidad. La persona sana hace todas las comidas del día con gusto, no se siente desganada y disfruta en la mesa. Es más: el apetito y la alimentación no se refieren sólo al tenedor, sino también a las inquietudes intelectuales y culturales. La persona sana tiene curiosidad, quiere saber, estudia y quiere estímulos mentales. Mens sana in corpore sano, ya se sabe.

→ Dormir bien. El que está sano va a la cama y duerme. No conoce el insomnio ni las pesadillas. Se despierta descansado y fortalecido.

→ Tener buena memoria. En un organismo vigoroso con la sangre bien nutrida no hay despistes, confusiones ni una especial dificultad para llevar a cabo con soltura la vida diaria y un trabajo o unos estudios razonables. Recuerda nombres y caras, conoce sus citas. Una agenda está bien, pero se puede sobrevivir sin ella.

→ Claridad y rapidez de pensamiento y acción. Lo sano es ágil y fresco. No hay estupor ante acontecimientos imprevistos o pequeños cambios en la rutina; no se agobia ante algo inesperado ni necesita largas meditaciones para adaptarse y redirigirse.

→ Sentido de la justicia. Aunque toda moralidad es discutible y subjetiva, la persona sana tiene la suya bien definida y es capaz de tenerla siempre en cuenta. La salud es sinónimo de un buen estado mental y emocional: la persona sana tiende a la ecuanimidad y la imparcialidad, puede ser neutral y otorgar a todo el mundo su valor y respetarlos, o incluso amarlos, y por tanto emitir juicios coherentes.

¿Qué opináis? ¿Añadiríais algún requisito para decir que alguien está sano? ¿O quitaríais alguno? ¿Los cumplís todos?