domingo, 27 de abril de 2014

Caso real: tos persistente

Varón de 25-30 años con buena salud general. Percibe los primeros indicios de una amigdalitis y la contiene con fitoterapia (jengibre, limón, ajo...). El proceso se detiene y la amigdalitis no llega a causar grandes síntomas. No acude al médico ni toma medicación.

Aunque la irritación de la garganta desaparece y no observa fiebre, mucosidad, dolor ni sensación alguna, a partir de entonces empieza a toser con frecuencia. Tos no productiva generalmente al final de la respiración con espasmo del diafragma. Aparece en ataques muy cortos; continua a lo largo de la jornada, pero con mayor frecuencia a partir de la caída de la noche. Tras unos 45 días en que la tos no mengua, decide probar con la acupuntura.


Lengua: no presenta datos de interés en cuanto a la tos actual, pero se observa una antigua Deficiencia de Yin pulmonar.
Pulso: ligera debilidad en el Jiao Superior en comparación con las otras posiciones.
Otros datos: palpación negativa en puntos Shu, Mu y Yuan de Pulmón, Intestino Grueso, Pericardio y Corazón. Se localiza una masa inmaterial dolorosa al final del esternón, levemente desplazada hacia el lado derecho, casi coincidiendo con una cicatriz de más de cinco años. Se considerará punto ashi.

Valoración: escasa gravedad. Pequeño estancamiento de Qi al final del esternón que afecta al diafragma y provoca tos.
Terapia: 7P Lieque (frenar la tos), 6R Zhaohai (aclarar el Calor por Deficiencia y tirar de la energía hacia abajo), 22Ren Tiantu (acción local y descenso del Qi) + punto ashi (romper el estancamiento).

Seguimiento: el paciente nota mejoría inmediata tras la primera sesión. La tos remite por completo en la tercera sesión. Se le puntura en dos ocasiones más como refuerzo. Sesiones cada dos días. La tos no reaparece y el punto ashi ya no existe.