domingo, 1 de junio de 2014

Caso real: síndrome premenstrual / dismenorrea

Mujer de unos 45 años. Se queja de severas molestias relacionadas con el periodo: padece cólicos fuertes, en ocasiones incapacitantes, entre 8 y 10 días antes de la menstruación y hasta que termina el ciclo. Además experimenta cambios de humor, irritabilidad, ganas de discutir y emotividad. Esto se viene repitiendo en los últimos cuatro o cinco ciclos.

Durante los quince días que dura la alteración siente una marcada aversión al frío. Cualquier enfriamiento (lluvia, una corriente, mojarse los pies) empeora inmediatamente el dolor. El calor (manta eléctrica o simple, bolsa de agua, infusiones, sopas) ayuda a controlar los dolores.

El trastorno altera mucho su vida cotidiana. Prácticamente está quince días bien y quince mal desde hace meses. Considera que hay que buscar una solución y decide probar con acupuntura. Cuatro días después de terminar un ciclo menstrual, la situación es la siguiente.

Lengua: marcas dentales tenues y lubricación apenas por encima de lo normal. Color saludable, saburra blanca. Sin señales de interés en Jiao Inferior. 
Pulso: se percibe en todas las posiciones, incluso tiene raíz. Ligeramente resbaladizo en Bazo y con tendencia a cuerda en Hígado.
Otros datos: posible Deficiencia de Jing por historial ginecológico.

Valoración: lesión por Frío durante los ciclos a consecuencia de Deficiencia de Jing Qi o Yang renal, o bien inicio del decaimiento del canal Chong Mai.
Terapia: 4Du (Mingmen), 23V (Shenshu), 52V (Zhishi), 8Ren (Shenque), 6Ren (Qihai), 4Ren (Guanyuan), 36E (Zusanli), 10B (Xuehai) y 6B (Sanyinjiao).

Seguimiento: se realizan sólo 3 sesiones antes del siguiente ciclo, por falta de tiempo y disponibilidad. En cada sesión se moxan todos los puntos indicados (moxa en puro, 3 ciclos) y se le coloca un parche de moxa centrado en el 4Du (Mingmen), liberando calor durante unas 36 horas. Hecho esto, la mujer siente el primer dolor el día antes del comienzo de la menstruación. Aunque no han remitido completamente, los cólicos son menos intensos y duran unos dos días y medio en lugar de los casi quince que venían siendo. No se siente irritable ni con el humor alterado y opina que su calidad de vida ha aumentado mucho.