jueves, 25 de septiembre de 2014

Bien por Asturias

Hoy me ha sorprendido gratamente el periódico. Una breve nota menciona el nuevo programa que han adoptado los comedores escolares en el Principado. Es habitual que los menús infantiles no sean lo que muchos consideramos recomendable, por una mezcla de razones económicas, prácticas y de aceptación por parte de los niños: un conjunto de tópicos y viejas costumbres porque comer sano no es caro ni difícil ni aburrido.

He leído el programa y no tengo queja. Sobre el papel está más que aceptable:

  • Verduras/hortalizas: a diario, como plato principal o como guarnición.
  • Legumbres: uno o dos días a la semana.
  • Pasta/arroz/patata: tres o cuatro veces a la semana, como primer plato o guarnición del segundo. Teniendo en cuenta que son niños en crecimiento y combinando el resto de comidas del día, está bien.
  • Fruta: una pieza cuatro de cada cinco días.
  • Lácteos: una sola ración a la semana y en calidad de complemento.
  • Pescado/huevos/carne: una o dos veces a la semana como segundo plato.
  • Pan: una ración diaria.

Además se reducirá la cantidad de fritos y se impulsará la de crudos, como sopas frías, gazpacho o ensaladas. Los platos precocinados (pizza, empanadillas, varitas de merluza...) se servirán un máximo de dos veces al mes. Espero que eviten la sensación de que estas comidas excepcionales son un premio o una cosa festiva.

Este planteamiento me parece casi revolucionario, pero para bien. Atención a la caída drástica, ¡ya era hora!, de los lácteos, un viejo tótem de nuestra cultura. Ahora sólo falta desenquistar el pan, un alimento producto cuyo único beneficio es un aporte calórico que a día de hoy no necesitamos, y que perjuicios sí que se le conocen varios.

También encuentro de lo más interesante educar a los niños, y a través de ellos a los padres, en que la proteína animal debe ir en su justa medida: tan sólo dos veces a la semana o incluso una sola se sirve carne, pescado o huevos como plato.

Por una vez, ¡bien hecho! Este es el camino. Enhorabuena a la Administración.